Cierran caso de los homicidas de videos sádicos

Después de semanas de investigación, la PGJ resolvió en su totalidad el triple crimen, terminó el arraigo de los responsables y fueron trasladados al Cereso
Al fin terminaron las investigaciones por el caso de sadismo que privó de la vida a una madre y sus dos hijas de 6 y 4 años de edad.
 
La Procuraduría General de Justicia informó que después de semanas de investigación resolvió en su totalidad este triple crimen, terminó el arraigo de los presuntos responsables y fueron trasladados al Centro de Readaptación Social.
 
El caso comenzó con el hallazgo de un video sádico y la desaparición de Irma Flores Romero, de 26 años de edad, y sus dos hijas de 6 y 4 años de edad, respectivamente, Brisa y Abril.
 
Dado que los familiares pensaban que la mujer se había ido a vivir con su pareja sentimental, no creyeron que sufriera alguna vejación. Sin embargo, las diligencias continuaron en torno al video procedente de un teléfono celular.
 
El video visto por los agentes de la Policía Ministerial era impactante. En el mismo se observaba el homicidio de la madre y sus dos hijas a manos de un hombre enmascarado y cuya muerte fue captada por los agresores, que ya están detenidos.
 
Las condiciones para la investigación eran poco favorables. De hecho, existía cierta duda sobre la autenticidad de la grabación toda vez que el victimario portaba vestimenta negra y una máscara, sin que se tuviera referencia alguna de las víctimas o de los agresores. Por ello, fue necesario conformar grupos de búsqueda e investigación para indagar a fondo el caso.
 
La primera involucrada en los hechos detenida fue María del Socorro Pardo Cruz alias “La Güera”, quien se desempeñaba como guardia de seguridad privada en la unidad habitacional Agua Santa.
 
Su participación consistió en esposar a la mujer adulta, golpearla y someterla para que, quien posteriormente fue identificado como Alan Emmanuel Aparicio Pérez alias “El Halcón”, también guardia de seguridad privada, degollara a las víctimas. La víctima Irma Flores Romero era pareja sentimental de éste.
 
El video fue grabado por un “adolescente” conocido como “el Chino”, quien ya está detenido.
 
Aparicio Pérez  declaró ante la autoridad que la manera de disfrazarse y de privar de la vida a las mujeres la sacó de una película, ya que le gustan las películas sádicas. Confesó que decidió degollarlas porque fue lo que se le hizo más rápido al no contar con un arma de fuego.
 
Diligencias especiales fueron necesarias para ubicar el lugar de los hechos. Los presuntos homicidas eligieron una zona de difícil acceso en la comunidad de San Antonio de Juárez, perteneciente a Tecali de Herrera, pensando que no serían descubiertos.
 
En dicha zona se ubicaron los restos que corresponderían a las víctimas, y se efectuó una reconstrucción de hechos con la información y detalles aportados por los tres detenidos que son los principales partícipes del triple crimen.
 
Sin embargo, Alán Emmanuel, María del Socorro y el “Chino” no eran los últimos culpables del triple crimen. Durante las últimas horas fueron localizados y detenidos en esta ciudad otros tres de los cómplices de esta banda que incluso grabó otros homicidios sádicos.
 
Se trata de José Francisco Castrejón Hernández alias “El Monky”, Erick Coyotzi Sánchez alias “La Pantera”, y José De Jesús Lima Pérez alias “El Lobo”, presunto líder de un grupo de guardias de seguridad privada que entrenaba a sus “seguidores”, entre éstos Alan Emmanuel Aparicio Pérez alias “El Halcón”, quien manifestó que para él “El Lobo” es como un ídolo y por ello lo imitaba.
 
De acuerdo con reportes ministeriales, “El Monky”, “La Pantera” y “El Lobo” estarían involucrados en otros homicidios con el común denominador de también haber hecho filmaciones.
 
En las diligencias participaron la Procuraduría General de Justicia de Puebla, incluidos agentes del Ministerio Público, Policía Ministerial, personal del área de Servicios Periciales y la Unidad Canina de rescate y rastreo del Heroico Cuerpo de Bomberos.

imagenpoblana.com Por: Miguel Ángel Cordero