En Amalucan, además de robos, hay narcomenudeo a la alza

Foto: Enfoque
La PGJ ha combatido a las bandas de narcomenudistas del nororiente. Un estudio señala que para reducir el robo con violencia los esfuerzos recursos deben reorientarse
Los jóvenes se arremolinan con rapidez en una de las casas ocultas en la segunda sección de Amalucan. Voltean para todos lados mientras el más alto de ellos está comprando la mercancía. La reciben y se van con rapidez. Una operación de narcomenudeo ha concluido.
 
Este jueves, en medio de contradicciones con el alcalde Eduardo Rivera, el secretario de Seguridad, Amadeo Lara Terrón, informó que Amalucan es una de las zonas más inseguras de Puebla para el retiro de efectivo en bancos.
 
Esta colonia, ubicada al nororiente de la ciudad, no padece este único crimen, pues concentra uno de los mayores indicadores en cuanto a delitos de narcomenudeo, según el conteo de casos que revelados la Procuraduría General de Justicia a través de sus boletines.
 
La zona del infonavit, del mercado y la colindante con el “cerro de Amalucan” son las registradas con el mayor número de reportes. La marihuana y la cocaína son las principales drogas vendidas. Los estudiantes de las escuelas Federal de la zona y del Colegio de Bachilleres U-15 son la población potencial de consumo.
 
Sin embargo, el combate al narcomenudeo no es del todo eficaz para el combate a los asaltos. Es decir, aunque sean detenidas personas que cometen este delito por parte de la PGJ, tales aprehensiones no influyen en la reducción del crimen y la violencia. Así, los asaltos a cuentahabientes persisten.
 
El estudio "(Des) proporcionalidad y delitos contra la salud en México", consultado por Imagen Poblana, revela que en el país se castiga más a consumidores de drogas y vendedores de bajo perfil que a quienes cometen actos violentos y otras conductas delictivas.
 
Lo anterior significa que los recursos de procuración de justicia se utilizan para perseguir y sancionar a consumidores y pequeños vendedores de mariguana y cocaína, lo cual implica menos recursos para investigar y sancionar los delitos que tienen tan lastimada a la sociedad mexicana, indica el estudio.
 
Este estudio subraya las razones por las cuales los escasos recursos deben ser dirigidos a reducir la violencia en vez de perseguir a consumidores y vendedores de baja monta. Por lo general, cuando son detenidos narcomenudistas estos no cometieron otros delitos y tampoco se les pudo probar vínculos con el crimen organizado, agrega el reporte.
 
El reporte añade que 74 por ciento de las detenciones que reportó la Procuraduría General de la República (PGR) en 2010, fueron por delitos contra la salud y del total, el 41.9 por ciento fueron aprehensiones por la venta de drogas al menudeo.
imagenpoblana.com Por: Miguel Ángel Cordero