Pasar al contenido principal

BUAP vs ASE, batalla por la defensa de la autonomía universitaria

BUAP vs ASE, batalla por la defensa de la autonomía universitaria

La batalla que protagonizan la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) y la Auditoría Superior del Estado (ASE) va entregando nuevas páginas con el paso del tiempo, donde la Máxima Casa de Estudios se mantiene fuerte pese a los ataques del organismo a cargo del cuestionado Francisco Romero Serrano

 

Fue el pasado 4 de diciembre de 2019 cuando la ASE anunció el inicio de una auditoría preventiva a la BUAP, hecho que llamó mucho la atención del rector Alfonso Esparza Ortiz, quien calificó esta auditoría como inusual.

 

En esas fechas recién se había nombrado a Francisco Romero Serrano como auditor superior del estado en medio de mucha polémica al ser un personaje cercano al gobernador Luis Miguel Barbosa. Alfonso Esparza prefirió no emitir postura al respecto.

 

El 9 de enero de 2020, el Consejo Universitario de la BUAP denunció las evidentes irregularidades en esta auditoría contra la casa de estudios, por lo que se exigió terminar con los ataques a la autonomía universitaria emprendidos por la ASE.

 

En ese momento, el Consejo Universitario evidenció que la ASE estaba usurpando funciones, ya que no tiene las facultades para llevar a cabo esta auditoría, que debía ser emprendida por la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

 

 

 

 

La auditoría a la BUAP, entonces, se entiende como un acto de Romero Serrano para legitimarse en la ASE, pues su nombramiento aún estaba muy cuestionado y vio en una auditoría sin fundamentos la oportunidad de terminar las críticas en su contra, pero resultó todo lo contrario

 

Tras el pronunciamiento de la BUAP, diputados integrantes de la Comisión Inspectora del Congreso Local, encabezados por Olga Lucía Romero Garci-Crespo, avalaron la acción de la ASE y respaldaron al auditor Francisco Romero Serrano, afirmando sin argumentos firmes que este organismo sí tiene facultades para hacer la auditoria.

 

En una postura coherente para defender la autonomía universitaria, el rector Alfonso Esparza Ortiz no aceptó tener un encuentro con Francisco Romero Serrano, quien parecía desesperado por justificar los ataques emprendidos a la BUAP.

 

Esta semana, la ASE emitió un mensaje en su cuenta de Twitter en el que anunciaba el fin de la auditoría preventiva a la BUAP y acusaba que la institución se negó a entregar la documentación que se le solicitó, advirtiendo un nuevo proceso.

 

Por supuesto, el subcontralor de la BUAP, José Ubaldo Ramírez, desmintió a la ASE y mostró videos en los que se ve a personal de este organismo en las oficinas de la BUAP. En los videos, en ningún momento se observa una negativa de las autoridades universitarias como afirmó el organismo

 

Por este motivo, advirtió que la BUAP no cederá ante estos ataques y siempre estará abierta a auditorías, siempre y cuando estén apegadas a la ley.

 

Este jueves, la BUAP dio otro golpe certero en la defensa de su autonomía, luego de que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) aceptó atraer esta auditoría preventiva. De paso, la Máxima Casa de Estudios buscará la destitución de Francisco Romero Serrano como auditor.

 

Este pleito entre la BUAP y la ASE ha dado pie a un enfrentamiento entre la universidad y el Gobierno de Puebla, pues la BUAP estará asesorando jurídicamente a los poblanos que quieran ampararse ante el reemplacamiento anunciado hace unas semanas.

 

De esta manera, la BUAP está dando pasos firmes ante los ataques emprendidos por la ASE, dejando ver que la razón asiste a la Máxima Casa de Estudios.

SIGUE CONECTADO