Pasar al contenido principal
Imagen Económica

¿Qué tan cerca estamos de una guerra según datos económicos?

Carlos Alberto Jiménez Bandala*

El Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IIEE) está prendiendo las alarmas mundiales y los resultados de su informe sobre 2019 han puesto preocupados a la comunidad científica y política del planeta. El año pasado las mayores potencias mundiales registraron el mayor aumento de la década en gasto militar, pero también lo hicieron países latinoamericanos y de Medio Oriente con altos niveles de pobreza.

 

El país con el mayor aumento fue Italia con el 8.8% anual; le siguió China con el 7.6% y Estados Unidos en el tercer lugar con el 6.4%. Aunque el vecino del norte no tuvo el primer puesto en aumento, sigue manteniendo el primer lugar mundial en gasto total militar con casi 685 millones de dólares, lo que significa 4 veces más de lo que gasta el gigante asiático.

 

El aumento en el gasto militar ha sido justificado por varios países como consecuencia de la caducidad del armamento y materiales que se tenían del periodo de la posguerra; sin embargo, el informe del IIEE también aduce este aumento a los temores que Europa tiene con respecto al actuar de Rusia, China y Oriente Medio. Los países europeos, particularmente Italia, Francia, Alemania y Reino Unido, están percibiendo más inestabilidad en el continente asiático por un avance sin precedente de la influencia de Vladimir Putin, que podría mermar las condiciones económicas de Europa si se corta el suministro de hidrocarburos que reciben desde Crimea.

 

Por otro lado, en Estados Unidos se percibe cada vez mayor hostilidad ante el crecimiento económico de China que desde 2016 ocupa el primer lugar en el volumen del comercio internacional y desde 2018 ocupa el primer lugar en volumen del Producto Interno Bruto medido por Paridad de Poder Adquisitivo. La guerra comercial que hoy se libra entre China y Estados Unidos podría convertirse en una guerra militar y los gobiernos se están preparando.

 

Los países de Medio Oriente son también una preocupación tanto para Europa como para Estados Unidos, pues son fuente importante de recursos energéticos. De esta forma, países que hoy son apadrinados por los yanquis como Arabia Saudita e Israel han aumentado sus posiciones militares; incluso Irak, país con alto nivel de pobreza, está siendo aconsejado por los norteamericanos para incrementar sus gastos bélicos. La comprobación más fehaciente de estos supuestos está en la escalada militar que se vivió a principios de este año en Irán con el asesinato de un comandante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias; Estados Unidos e Irak ya estaban preparados.

 

En la gráfica siguiente mostramos los 15 países que tienen los mayores presupuestos militares del mundo y los comparamos con el volumen de su población. Aunque Estados Unidos ocupa el primer lugar en gasto, en términos relativos está en la tercera posición; y, aunque China es el segundo país con el mayor gasto, en términos relativos tiene la posición número 14. Estados Unidos gasta en armamento 2 dólares por habitante, mientras que China apenas 13 centavos de dólar.

 

 

Elaboración propia con datos de Banco Mundial y Military Balance 2020

 

El país con mayor gasto militar en términos relativos es Israel y equivale a 2.57 dólares por habitante, le sigue Arabia Saudita. A pesar de ser considerado altamente peligroso, Rusia gasta sólo 43 centavos por habitante, cifra menor a la que Estados Unidos obliga a Irak a gastar, 53 centavos. El único país latinoamericano que aparece es Brasil con un gasto de 13 centavos por habitante y un monto total de 27.5 millones de dólares.

 

Brasil aumentó su gasto militar desde la llegada al poder del derechista Jair Bolsonaro y llama la atención porque de manera correlacional ha aumentado el nivel de pobreza. Cabe destacar que de las 20 secretarías de estado (ministerios) que conforman el gabinete de gobierno, el 40% es presidido por militares. No son para nadie desconocidas las violentas reprimendas que ha sufrido el pueblo brasileño en los últimos años.

 

Colombia, otro país gobernado por la derecha, tiene un gasto militar equivalente a 10.5 millones de dólares, el doble del que ejerce nuestro país, pero con apenas una tercera parte de nuestra población. Nuestro país redujo su gasto militar en 3% el año pasado y para el presupuesto 2020 se volvió a contraer otro 3% para reorientarse a gasto social.

 

Si hablamos de los beneficiarios del aumento mundial en gasto militar el primer lugar se lo llevan las empresas norteamericanas que tienen un monopolio armamentista en muchas regiones del planeta, por ejemplo, del gasto total de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) el 80% es para armas manufacturadas en Estados Unidos.

 

El aumento porcentual en el gasto militar es similar al que se tuvo en 2008, en medio de la crisis económica. No es descabellado pensar que, ante un enfriamiento de la economía, las potencias mundiales estén pensando en impulsar una guerra para fomentar de nueva cuenta el crecimiento. Ya lo había señalado Lenin, el capitalismo requiere la guerra para reavivarse, por ello le llamo “economía de barbarie”.

 

 

*Profesor-Investigador Facultad de Negocios, Universidad La Salle México

Miembro del Sistema Nacional de Investigadores

 

Twitter: @BandalaCarlos

SIGUE CONECTADO