Pasar al contenido principal

Niño de seis años resulta muerto tras aparente riña familiar

Niño de seis años resulta muerto tras aparente riña familiar

Un aparente conflicto familiar culminó en el asesinato de un niño de seis años, el cual fue atacado a balazos junto con su familia dentro de su casa en la junta auxiliar de San Antonio Mihuacán, perteneciente al municipio de Coronango, sin que los responsables hasta el momento hayan sido detenidos.

 

De acuerdo a datos ministeriales asentados en la carpeta de investigación 190/2020 de la Unidad de Investigación Especializada en Homicidios de la Fiscalía General del Estado, los hechos iniciaron minutos antes de las 23:00 horas del 6 de abril.

 

En la Comandancia del municipio de Coronango se recibió un reporte, alertando sobre un grupo de por lo menos 50 personas que estaba protagonizando una riña en la calle Santos Degollado de San Antonio Mihuacán.

 

Los policías municipales arribaron al lugar, pero al verlos la gente comenzó a dispersarse y a meterse en varias casas de la privada Santos Degollado, relatando algunos vecinos que se había tratado de una riña familiar debido a que varios estaban en estado de ebriedad.

 

Los uniformados se retiraron del lugar, pero a las 23:40 horas nuevamente se reportó una riña en el mismo lugar, ahora haciéndose múltiples detonaciones de arma de fuego, y para cuando los policías llegaron encontraron aproximadamente a 30 personas.

 

Los vecinos explicaron que un grupo de entre cinco y ocho hombres irrumpió en una casa de la privada Santos Degollado y dispararon en contra de una familia, hiriendo a un niño de 6 años identificado por los vecinos como Bruno, para después huir en dos vehículos, uno blanco y otro de color gris.

 

Los ahí presentes agregaron que el menor herido fue llevado por sus familiares a un hospital de la región, donde por la madrugada de este martes 7 de abril se asentó su muerte por una herida de arma de fuego, sin precisarse en qué lugar recibió el disparo.

 

La Policía Municipal de Coronango y agentes de la Fiscalía General del Estado hicieron la recolección de tres indicios balísticos: dos casquillos útiles calibre 2.23 y uno más del mismo calibre pero percutido, siendo este con el que presuntamente fue privado de la vida el menor.

 

En el lugar se llevaron a cabo múltiples patrullajes para tratar de ubicar los vehículos en los que huyeron los responsables de la agresión; sin embargo, hasta el momento no se ha reportado que estos hayan sido detenidos.

SIGUE CONECTADO