Pasar al contenido principal

La humanidad tendrá que resolver dos problemas globales tras el fin de la pandemia

La humanidad tendrá que resolver dos problemas globales tras el fin de la pandemia

El mundo deberá resolver desafíos globales como el riesgo de una guerra nuclear y el calentamiento global después de finalizada la pandemia de coronavirus, sostuvo el filósofo y analista político estadounidense Noam Chomsky.

 

El intelectual norteamericano de 91 años dio una entrevista al canal de televisión del partido griego MERA25 desde Arizona donde guarda cuarentena por el brote de covid-19.

 

"La pandemia de coronavirus es muy grave, pero cabe apuntar que tenemos dos amenazas terribles que son peores de lo que hubo en la historia de la humanidad. Una de ellas es el creciente riesgo de una guerra nuclear y la otra, el creciente riesgo que representa el calentamiento global", advirtió Chomsky.

 

El tratado START III de armas nucleares, que vence el 5 de febrero de 2021, es el único acuerdo que vincula a Rusia y Estados Unidos después de que Washington rompiera definitivamente en agosto de 2019 el Tratado INF de misiles de medio y corto alcance.

 

El coronavirus, dijo el pensador, puede tener consecuencias horribles pero pasará, "mientras que si no logramos prevenir los otros dos desafíos, será el fin del mundo".

 

El filósofo sostiene que hará falta algo así como una movilización militar para mitigar la crisis de coronavirus y una vez superada la emergencia, la opción será Estados extremadamente autoritarios y violentos o una reestructuración radical de la sociedad con condiciones más humanas en la que las necesidades de la comunidad se antepongan al lucro personal.

 

Chomsky subrayó que el poder de Estados Unidos es tan grande que el resto de países, entre ellos de Europa, le sigue cuando impone sanciones a otras naciones como Irán y Cuba.

 

"Un caso irónico de la actual crisis de coronavirus es que Cuba ayuda a Europa. Alemania no puede ayudar a Grecia, pero Cuba puede ayudar a los países europeos. La crisis de la civilización occidental es chocante si agregamos a esto la muerte de miles de migrantes y refugiados en el Mediterráneo", concluyó el pensador.

SIGUE CONECTADO