Pasar al contenido principal

Cómo funciona el Modelo Centinela para estimar los casos de COVID-19

Cómo funciona el Modelo Centinela para estimar los casos de COVID-19

Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de México, informó el 8 de abril que los casos confirmados de COVID-19 aumentaron a 3,181 pacientes. Sin embargo, dijo que se estima la presencia de 26,519 casos de la enfermedad en el país latinoamericano.

 

Según el subsecretario, este cálculo surge del monitoreo estadístico que las autoridades hacen de algunos centros de salud en México. A partir de ahí, se deduce la curva epidemiológica, conocida como Modelo Centinela de Vigilancia Epidemiológica.

 

Con base en este modelo, se puede estimar que el registro de casos positivos es ocho veces más grande en comparación con las cifras confirmadas. "El número de casos es la mínima pieza de información que uno puede tener" para estimar los casos totales que hay en México, comentó López-Gatell.

 

Ante las críticas que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha enfrentado por la falta de pruebas para confirmar los casos de coronavirus, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud consideró que "las enfermedades de muy amplia propagación son fenómenos inconmensurables, es decir, que no se pueden medir de manera directa, porque son tan extensos o cambiantes que es ocioso tratar de medirlos así".

 

El Modelo Centinela de Vigilancia Epidemiológica, por tanto, funciona de manera similar a las encuestas de opinión, donde se toma una muestra representativa de hospitales para estimar los casos totales de la COVID-19.

 

"En un país como México, de 127 millones de habitantes, basta entrevistar a 3,500, 4,000, 5,000 personas. Compárese 5,000 personas con 127 millones de personas y, sin embargo, los métodos son tan robustos que permiten estimar con un pequeño margen de error, de 2 a 3%", explicó López-Gatell.

 

El sistema de monitoreo se ha implementado en México desde 2006 y tiene su origen en un procedimiento desarrollado por los Centros de Control de Enfermedades de Estados Unidos, la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud en 2005. Para el caso actual, se vigilan 376 unidades de salud, las cuales informan de los pacientes con síntomas de infecciones respiratorias agudas, leves o graves.

 

Cuando un paciente sospechoso ingresa a esos hospitales los médicos practican en primera instancia un examen para detectar influenza. Si el paciente sale negativo, se le practica la prueba de la COVID-19.

 

Aunque 80% de los casos en México no son confirmados, López-Gatell mencionó que la mayoría de ellos puede permanecer en sus casas y recuperarse de la enfermedad entre 10 y 14 días. Por ello, aunque no son registrados en las cifras oficiales, el Modelo Centinela permite reconocer su presencia e implementar protocolos de vigilancia, con el cual, por ejemplo, se decidió poner en marcha la Fase 2 de la contingencia sanitaria el 24 de marzo.

SIGUE CONECTADO