Pasar al contenido principal

El equipo Mercedes de Fórmula 1 produce 10,000 respiradores en 10 días

El equipo Mercedes de Fórmula 1 produce 10,000 respiradores en 10 días

El equipo Mercedes de la Fórmula 1 unió sus fuerzas con la compañía UCL y el hospital University College London para diseñar y fabricar respiradores en tiempo récord para ayudar en la lucha contra el coronavirus que está azotando al mundo entero.

 

Así, desde la primera reunión sobre el proyecto hasta la fabricación de la primera unidad pasaron solo 100 horas. Los ingenieros trabajaron las 24 horas del día para desarrollar por medio de ingeniería inversa un modelo de aparato de presión positiva continua en la vía aérea, mejor conocido por sus siglas en inglés: CPAP.

 

De tal modo fue creado el UCL-Ventura Mark II, que ya recibió la aprobación de la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios de Reino Unido, país donde tiene sus cuarteles generales la Mercedes AMG High Performance Powertrains.

 

Además, la compañía hizo pública toda la documentación técnica de estos aparatos, para que los demás también puedan fabricarlos al descargarla gratuitamente. Por su parte, el gobierno del Reino Unido ya hizo un pedido de 10,000 de estos aparatos.

 

Este pedido fue completado en tan solo diez días, ya que los CPAPs de Mercedes se fabrican a un ritmo de 1,000 unidades diarias. "Actualmente, 40 máquinas que normalmente fabrican pistones y turbinas de los motores de la F1, se están usando para producir dispositivos CPAP", indica la compañía, cuyas instalaciones en Brixworth fueron reformadas por completo para los nuevos requisitos.

 

Según explicó el profesor Tim Baker, de la UCL, los CPAP también son muy importantes en la lucha contra las secuelas del coronavirus, puesto que una "parte significativa de los pacientes tratados con CPAP pueden evitar la necesidad de una ventilación mecánica".

 

Los aparatos CPAP son usados ampliamente en hospitales y hogares por todo el mundo para aliviar problemas respiratorios. Funcionan al proporcionar un flujo de aire con presión constante a la boca, nariz y o ambos, manteniendo así abiertas las vías respiratorias y aumentando la cantidad del oxígeno que llega a la sangre.

 

Mientras tanto, los respiradores mecánicos son más invasivos, ya que proporcionan el aire directamente a los pulmones, lo cual requiere mucha sedación y una conexión a un tubo que se encuentra dentro de la tráquea del paciente.

 

Los aparatos de respiración asistida CPAP se usan extensamente en los hospitales de Italia y China para ayudar a los pacientes de COVID-19 con problemas serios de respiración cuando no basta con máscaras de oxígeno.

SIGUE CONECTADO