Pasar al contenido principal
A golpes de razón

El Fantasma de la Credibilidad viene por AMLO

Miguel Ángel Cordero

Ya perdió Hugo López Gatell toda credibilidad y, con ello, el precario liderazgo de Andrés Manuel López Obrador en esta crisis.

 

Lo mismo les ocurrió a Enrique Peña Nieto y a Felipe Calderón.

 

Cuando el panista defendía la imparcialidad de su guerra contra el narcotráfico, diversos reportajes desmintieron la honestidad de Genaro García Luna.

 

Tampoco México le creyó a Peña Nieto después de que el hidalguense Jesús Murillo Karam defendiera su “verdad histórica”, en el caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

 

La crisis gubernamental de ambos expresidentes se agudizó debido a la pérdida de credibilidad.

 

Y, en ambos casos, ésta provino de fallas cometidas por miembros de sus respectivos gabinetes.

 

Hoy, López Obrador enfrenta una situación similar, aunque más grave.

 

Hugo López Gatell fue evidenciado como impreciso por decir lo menos, y mentiroso por decir lo más.

 

El paso de 3,181 casos confirmados de COVID-19 a 29,578 causó el derrumbe de la credibilidad de todo el Gobierno Federal.

 

Gatell ha minado esta credibilidad de manera repetitiva. Primero con “la fuerza moral” que tenía Andrés Manuel para no contagiarse y luego con la puntada de que si se contagiaba, se haría inmune.

 

Declaraciones alejadas de preceptos científicos.

 

Pero la última declaración acabó con la endeble reputación del epidemiólogo.

 

Un presidente sin credibilidad es un presidente no respetado, tal y como fueron Peña y Calderón.

 

A partir de ahora, cuanto haga, declare o señale, causará duda en todos los mexicanos.

 

Calderón y Peña Nieto al menos supieron que la caída de su credibilidad representaba el inicio del fin y actuaron en consecuencia.

 

Pero al parecer el actual presidente lo ignora y por tal razón no cambiará de rumbo: en septiembre pretende recuperarse con su rifa del avión presidencial.

 

No sabemos si la crisis de COVID-19 para entonces haya terminado, pero si el anuncio del fin de la cuarentena viene del Gobierno Federal, los mexicanos no lo creeremos.

 

El Fantasma de la Credibilidad de los Sexenios Pasados regresó a Palacio Nacional para llevarse a otro presidente más.

SIGUE CONECTADO