Pasar al contenido principal

Jefe de ONU destaca impacto de COVID-19 sobre mujeres

Jefe de ONU destaca impacto de COVID-19 sobre mujeres

El secretario general de la ONU, António Guterres, destacó hoy el impacto de la COVID-19 sobre las mujeres.

 

 "Una pandemia amplifica e intensifica todas las desigualdades existentes. Con la COVID-19, esto es incluso mucho mayor", indicó Guterres en un informe sobre políticas.

 

El informe destacó los efectos sociales y económicos de la pandemia para las mujeres en cuatro ámbitos: económico, de salud, trabajo no remunerado y violencia de género.

 

En todos los ámbitos, desde la salud hasta la economía, desde la seguridad hasta la protección social, el impacto de la COVID-19 se ve exacerbado para las mujeres y las niñas simplemente en virtud de su sexo, dijo el informe.

 

Estos efectos implican el riesgo de revertir los limitados logros alcanzados en los derechos de las mujeres en las últimas décadas, advirtió Guterres.

  

Guterres pidió incluir a las mujeres y las organizaciones femeniles en el corazón de la respuesta a la COVID-19; transformar las desigualdades del trabajo no remunerado en una nueva economía inclusiva que funcione para todos; y elaborar planes socioeconómicos con un énfasis intencional en la vida y futuro de las mujeres y niñas.

  

"Colocar a las mujeres y las niñas en el centro de las economías logrará, fundamentalmente, más y mejores resultados de desarrollo sostenible para todos, apoyará una recuperación más rápida y nos ubicará de nuevo en la posibilidad de lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible", según el informe de políticas.

 

Las mujeres son la mayoría de quienes trabajan en los sectores más afectados por el cierre de negocios debido a la COVID-19, incluyendo el turismo y el sector servicios.

 

La situación es peor en las economías en desarrollo, en donde la vasta mayoría del empleo femenil, el 70 por ciento, está en la economía informal con poca protección contra los despidos, pocas prestaciones de permiso por enfermedad pagado y limitado acceso a la protección social.

 

El informe recomendó acciones, como dar prioridad a poner dinero en manos de las mujeres a través de programas de transferencia de efectivo, ampliar la protección social para incluir a los trabajadores informales y reducir la carga fiscal sobre las empresas propiedad de mujeres.

 

La salud de las mujeres es afectada desfavorablemente por la reasignación de recursos y prioridades, incluyendo servicios de salud sexual y reproductiva, en medio de la pandemia de COVID-19. Las mujeres podrían estar en mayor riesgo de exposición dado que constituyen el 70 por ciento de la fuerza de trabajo médico mundial en el frente de respuesta a la COVID-19.

 

El informe pidió prestar atención específica a las necesidades y la protección de las trabajadoras del sector salud y continuar con los servicios de salud estándar.

 

Con los niños fuera de la escuela, las necesidades de cuidado intensificado para los ancianos y los familiares enfermos y la saturación de los servicios de salud, las demandas para el trabajo de cuidadora en un mundo con COVID-19 han aumentado exponencialmente. Antes de la crisis, las mujeres ya pasaban tres veces más tiempo en las tareas del hogar que los hombres.

 

El informe recomendó la expansión de la protección social, la expansión de los programas de cuidado infantil y el diseño de paquetes de recuperación económica que finalmente hagan visible y otorguen valor al trabajo no remunerado en la economía formal.

 

Debido a que la pandemia de COVID-19 profundiza el estrés económico y social, junto con las medidas de restricción de movimiento y aislamiento social, la violencia de género se está incrementando exponencialmente.

 

El informe recomendó a todos los países hacer de la prevención y la respuesta parte de sus planes nacionales de respuesta a la COVID-19, garantizar que los refugios contra la violencia doméstica sean designados servicios esenciales, movilizar ayuda y facilitar denuncias y respuestas en línea en caso de ser posible e incrementar el financiamiento para las organizaciones de la sociedad civil que ofrecen servicios en las comunidades.

SIGUE CONECTADO