Pasar al contenido principal

San Andrés ya es del PAN, siempre y cuando el candidato sea oriundo

San Andrés ya es del PAN, siempre y cuando el candidato sea oriundo

La reelección de alcaldes y diputados aprobada en Morena culmina con la destrucción de la alianza entre Adán Xicale y Karina Pérez Popoca. Esta separación del equipo que llegó al poder en 2018 facilita al PAN la recuperación de su bastión, siempre y cuando sea un oriundo del municipio quien mantenga la nominación.

 

En los estatutos del partido Morena, quedó establecido que no se permitirían reelecciones, pero de acuerdo con fuentes de Imagen Poblana en el partido marrón habrá cambios: en el Consejo Nacional se votará la modificación del estatuto para permitir reelecciones.

 

Este cambio a los estatutos sepulta la posibilidad de que Morena conserve San Andrés Cholula, pues además de que no se repetirá la participación electoral de 2018, el bastión de la morenista (Tlaxcalancingo) tendrá voto dividido.

 

En las elecciones de 2013, Leoncio Paisano ganó la presidencia con 13,388 votos correspondientes a una participación de 42 % y un listado nominal de 71,646 votantes.

 

Cinco años después, Karina Pérez Popoca reunió -por el efecto Morena-AMLO- 21,904 votos totales. El padrón electoral pasó a 91,693 personas, es decir, 20,047 votantes más, los cuales, debido al efecto de arrastre del hoy presidente de la república, se inclinaron por Pérez Popoca. Dicho de otra forma, los nuevos votantes sufragaron por Karina.

 

Esta participación ciudadana, coinciden analistas especializados en demoscopía, no se repetirá. Si en San Andrés Cholula votó 67 % de la población en la elección pasada y en la de 2013 42 % de su listado nominal, el 25 % de electores que votaron en 2018 y no en 2013 son los que le dieron la victoria a Pérez Popoca.

 

Las cifras coinciden. Karina Pérez ganó la elección con 21,904 sufragios, la diferencia de participación electoral entre 2013 y 2018 es de 20,047 votos. Es decir, los votantes que apoyaron a la actual alcaldesa son los que nunca antes habían salido a votar.

 

En 2013, el valor del PT, partido aliado a Morena, era de apenas 396 votos y en 2018 este partido solo arrojó poco menos de 1,000 sufragios. Esta situación refuerza la principal tesis: no hay presencia de los partidos de Andrés Manuel López Obrador en San Andrés.

 

Lo votos de Morena en San Andrés además se dividirán. Adán Xicale ha roto con la morenista. La influencia del líder social -enemigo del panismo- radica en la junta auxiliar de Tlaxcalancingo, de donde también es Karina Pérez. En número de votos, según la elección de 2013, esa zona reúne entre 7,500 y 8,500 potenciales electores.

 

Aunque Tlaxcalancingo es el bastión de Pérez Popoca, su división con Xicale también divide el apoyo de esta junta auxiliar a su proyecto. En contraparte, el PAN ha tenido un crecimiento sostenido en votantes entre 2013 y 2018.

 

En la elección de 2018, el partido albiazul obtuvo 18,591 sufragios, aunque podrían ser sumados los 3,884 más de PSI, porque el morenovallismo dividió su votación. Así, el capital total de Acción  Nacional en una elección con participación de 62 % es de 22,475.

 

Haciendo una prospectiva entre la participación de 2013 y la de 2018, si en la próxima elección votara el 42 % de la población sanandreseña, podría alcanzar al menos 15,225 votos si la elección del próximo año alcanza un 62 % de participación, el PAN podría llegar a 22,475 votos.

 

Pero ahí aparece el problema para el proyecto de reelección de Karina Pérez Popoca. Si la elección no alcanza una participación superior al 42 %, ni siquiera tendría oportunidad. Sus votantes están en los electores que nunca antes habían sufragado.

 

Más las encuestas le juegan en contra. Karina Pérez Popoca ocupó el antepenúltimo sitio en la encuesta de la revista Campaigns & Elections México para medir la popularidad de los alcaldes del país. La oriunda de Tlaxcalancingo cuenta con 32.5 de calificación y una popularidad de 23 puntos.

 

Sin la presencia de Andrés Manuel López Obrador en la boleta electoral para solicitar el voto en cascada, con el rechazo ciudadano expresado en la encuesta de marras y con la división de su principal bastión electoral -a causa de su ruptura con su otrora padrino político-, San Andrés Cholula regresará a ser bastión del PAN.

 

El único elemento que se opondría a la recuperación del voto panista -vinculado con familias del municipio- es la designación de un candidato no originario de San Andrés.

 

Antes de Karina Pérez, por 18 años los ediles panistas provienen de familias custodias en el municipio: Jaime Morales Tecpanécatl, Eliuth Solís Tototzintle, Guillermo Paisano Arias, Omar Coyopol Solís, David Cuautli Jiménez, Miguel Ángel Huepa Pérez, Jesús Romero, Andrés Coyotl y Leoncio Paisano.

 

El voto de castigo y la diáspora de los grupos panistas de apoyo ocurrirán en el caso de la nominación de una candidatura externa, coinciden operadores políticos de la región. “La recuperación del bastión azul depende de que nos pongamos de acuerdo y hagamos campaña juntos los que somos de San Andrés”, dice a este portal uno de los operadores de la familia Paisano.

SIGUE CONECTADO