Estudio señala afectación a capacidad hormonal de hombres por COVID-19

Foto: Pixabay

La enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19) reduce la capacidad hormonal en hombres y la calidad de los espermatozoides, según un estudio de la Universidad de Sao Paulo (USP) difundido hoy por la Fundación de Apoyo a la Investigación del Estado de Sao Paulo (FAPESP, siglas en portugués).

  

“El estudio arrojó que los resultados de pruebas hormonales y de fertilidad (en hombres) permanecen alterados incluso meses después de que se recuperan", señaló la institución pública encargada de financiar investigaciones científicas en Sao Paulo.

  

El estudio fue llevado a cabo por el andrólogo Jorge Hallak, profesor de la Facultad de Medicina de la USP y coordinador del Grupo de Estudios de Salud del Hombre del Instituto de Estudios Avanzados.

  

Las pruebas no pueden diagnosticar fertilidad o infertilidad, aunque en pacientes que tuvieron la COVID-19 hace más de un año, la motilidad (capacidad de los espermatozoides para moverse y fecundar el óvulo) se redujo entre 8 y 12 por ciento.

  

Las pruebas de hormonas indican que los niveles de testosterona de muchos de los hombres estudiados también disminuyeron después de la enfermedad.

  

Si bien el nivel normal de esta hormona es de 300 a 500 nano-gramos por decilitro de sangre, en pacientes de COVID-19 el índice estuvo por debajo de 200, ubicándose entre 70 y 80.

  

"Hemos visto cambios cada vez más prolongados en la calidad del semen y las hormonas de los pacientes que tenían COVID-19, incluso en aquellos que tenían una afección leve o sin síntomas", dijo Hallak.

  

Los investigadores encontraron que el virus también infecta el testículo, lo que afecta la capacidad de la gónada masculina para producir esperma y hormonas.

  

"Es muy preocupante cómo afecta el nuevo coronavirus a los testículos, incluso en casos asintomáticos o levemente sintomáticos de la enfermedad. Entre todos los agentes que dañan los testículos que he estudiado hasta ahora, el SARS-CoV-2 parece ser muy activo", dijo.

  

Los investigadores encontraron a través del ultrasonido a 26 pacientes con la COVID-19, que más de la mitad tenía inflamación en la estructura responsable de almacenar los espermatozoides y donde adquieren la capacidad de moverse.

  

Los pacientes atendidos en el Hospital de Clínicas de Sao Paulo tenían 33 años de edad en promedio y los estudios fueron publicados en la revista Andrology.

  

"A diferencia de una infección bacteriana clásica o por otros virus, como las paperas, que causa hinchazón y comúnmente malestar o dolor en testículo en un tercio de los afectados, la epididimitis (inflamación) causada por el nuevo coronavirus es sin dolor y no se puede diagnosticar mediante tacto o a simple vista", explicó.

  

La sugerencia como política de salud pública relacionada con la pandemia es la autoexploración testicular y que las personas que han tenido la enfermedad busquen al médico para someterse a exámenes, de manera que se indague si hubo alteraciones en la producción hormonal, según la opinión del especialista.

  

FAPESP detalló que la investigación se suma a otra de la misma universidad que analizó el tejido testicular de 11 hombres de entre 32 y 88 años, quienes fallecieron en Sao Paulo a causa de la COVID-19, detectando lesión testicular que reduce la producción de espermatozoides.

  

El coordinador de ese estudio, Amaro Nunes Duarte Neto, especialista del laboratorio Instituto Adolfo Lutz, llamó la atención en la baja registrada en la producción de espermatozoides.

  

"Lo que nos llamó la atención de inmediato en estos pacientes que murieron por COVID-19 fue la drástica disminución de spermatogenesis. Hasta los más jóvenes en edad fértil prácticamente no tenían espermatozoides", dijo Duarte Neto.

Notas Relacionadas