Previsiones ante temporada de huracanes, indispensables para evitar tragedias

Foto: Enfoque

La temporada de lluvias y ciclones tropicales arrancó el 15 de mayo y Puebla ya ha sufrido en más de una vez los estragos de estos fenómenos naturales, generados tanto el Océano Atlántico como en el Pacífico.

 

Autoridades de los diferentes órdenes de gobierno han iniciado medidas preventivas para evitar inundaciones y otras afectaciones que pongan en riesgo a los ciudadanos.

 

No obstante, nunca está de más que la sociedad tome algunas medidas preventivas para evitar las afectaciones que provocan las intensas lluvias.

 

Por ejemplo, si usted se traslada en automóvil es posible que necesite verificar el estado de sus limpiaparabrisas, sus neumáticos y frenos, ya que el piso mojado aumenta los riesgos de derrapar y chocar por la poca adherencia de los coches al asfalto.

 

En vehículo o a pie, debe de evitar pasar por calles anegadas, pues corre el riesgo de ser arrastrado por la corriente, caer en una coladera abierta o alguna imperfección del camino que haya sido tapada por el agua.

 

Cuando exista una tormenta eléctrica no debe guarecerse bajo árboles o cerca de postes, para evitar que pueda ser alcanzado por algún rayo; además, si vive cerca de barrancas o ríos, debe estar pendiente del nivel del agua y abandonar su vivienda si este aumenta de forma considerable.

 

Para la actual temporada de lluvias las autoridades esperan entre 30 y 40 ciclones tropicales, de los cuales cinco pueden impactar al país, además de que se podrían registrar 19 huracanes.

 

De estos, en el lado del océano Pacífico se esperan de 14 a 19 ciclones tropicales, de los cuales 8 a 10 serán tormentas tropicales; de 4 a 5 serán huracanes categoría 1 y 2 y de dos a cuatro huracanes categoría 3, 4 y 5.

 

Del lado del océano Atlántico se esperan de 16 a 21 ciclones; de estos habrá de 10 a 11 tormentas tropicales; de 4 a 6 huracanes categoría 1 y 2; y de 2 a 4 categoría 3, 4 y 5.

 

Tragedias por las lluvias

 

Los efectos de las fuentes lluvias en Puebla han causado tragedias, ocurriendo la mayoría en la Sierra Norte de Puebla, que por su localización sufre los embates del temporal que entra por Veracruz.

 

La última gran tragedia regional sería la del huracán Earl, que dejó 48 muertos en agosto de 2016 cuando derrumbó cerros y arrastró familias completas en los municipios de Huauchinango, Honey y Tlaola, así como en otros municipios de Hidalgo y el este de Veracruz.

 

En julio de 2019 ocurrió otra tragedia pero en la capital poblana, específicamente en la junta auxiliar de Santo Tomás Chautla, donde siete integrantes de una familia murieron cuando un cerro se deslavó y arrastró una casa donde se festejaba la graduación escolar de unos niños.

 

Otro caso ocurrido hace ya varios años que causó conmoción en la sociedad poblana, fue el de un joven que en marzo de 2015 fue arrastrado por la corriente de una inundación que lo succionó en una coladera del distribuidor D9 del Periférico Ecológico.

 

Fue después de más de un día de búsqueda que los rescatistas lograron encontrar el cuerpo del joven de 24 años y extraerlo del drenaje que lo arrastró, cuando decidió bajarse del taxi en que viajaba quedándose en medio de una inundación en dicho distribuidor vial.

Notas Relacionadas