¡Atención, mujeres! La violencia sicológica es la antesala de la violencia física

Foto: Enfoque

Estar junto a una persona potencialmente violenta o que se exacerba con gran facilidad hasta perder el control debe ser un signo de alerta para que su pareja se aleje de él o de ella; sin embargo, la violencia física no es la única forma de agredir a alguien.

 

Si bien las parejas violentas no es un problema exclusivo de los hombres o de las mujeres, sí hay un problema que compete directamente a la llamada violencia machista.

 

De acuerdo con organizaciones sociales, en México el 85 por ciento de los feminicidios, que es la máxima expresión de la violencia de género, es cometido por la pareja o alguna persona cercana de la víctima.

 

Haciendo énfasis en la violencia feminicida, como el caso de la activista Cecilia Monzón con denuncias de violencia en contra de su presunto asesino, Imagen Poblana consultó con una académica e integrante del Bloque Alerta Feminista Puebla.

 

 Nuestra entrevistada, que pidió mantenerse en el anonimato por su activismo en el movimiento feminista, dijo que la mayoría de las agresiones físicas está siempre precedida de violencia sicológica.

 

“Un hombre controlador, que busca hacerte menos o intenta demostrar que sin él no eres nada puede ser una señal muy obvia de que esa persona es violenta, y si lo es con la boca también puede serlo con las manos, pero eso no siempre lo ve la víctima”, explica.

 

Para ella, la víctima está dentro de una posición del llamado “amor romántico” que le impide ver que está junto a una persona violenta, por lo que es muy delicado abordar estos temas y juzgar desde la perspectiva del espectador.

 

Es por eso que recuerda que las llamadas de alerta son muchas, pero no se tiene que esperar que la víctima las vea, por lo que es muy importante que su círculo cercano las reconozca y trate de apoyarla.

 

De este modo, la entrevistada destaca que las actitudes de celos también deben de ser atendidas, ya que no hay celos por amor y tampoco es una forma de manifestar afecto queriendo poseer a una persona.

 

 Cuando los celos pasan de las palabras a las reacciones físicas, se convierte en algo más peligroso, ya que hay evidencia de que víctimas de feminicidio que fueron asesinadas por su pareja tenían antecedentes de agresiones por celos.

 

Para nuestra entrevistada, los perfiles que puede tener un golpeador es una especialidad del área sicológica, pero las prácticas anteriormente citadas pueden ser usadas como alertas.

 

“Yo no te puedo hablar de perfiles, porque eso es algo más criminológico o sicológico, pero creo que finalmente abordan rasgos o acciones que un golpeador o una persona violenta tienen de forma muy común y que está ahí con los casos de feminicidio que no se evitaron”.

 

De acuerdo con nuestra entrevistada, la mejor forma de ayudar a una persona que está con alguien violento o violenta, lo mejor es aconsejarla y tratar de acercarla a ayuda profesional, pues dejar una relación violenta tampoco es algo que se pueda solucionar de la noche a la mañana.

Notas Relacionadas