Gordofobia en México: cuando los obesos son intolerantes a los obesos

Foto: Enfoque

La obesidad en México es un grave problema de salud grave, a tal grado que cuenta con el deshonroso primer lugar en obesidad infantil y el segundo en obesidad a nivel mundial. Este padecimiento hace más propensos a los pacientes a contraer diabetes, hipertensión y cáncer, además de dañar la salud mental, pues quienes sufren de esta enfermedad reciben constantemente comentarios ofensivos por su apariencia. Y es que, aunque más 74.1% de la población en edad adulta está diagnosticada con obesidad, entre los ciudadanos las críticas no cesan.

 

Entre la sociedad mexicana, la gente no duda en dar su opinión sobre el aspecto de otros. Lo anterior se dejó ver en las críticas hacia Lucero Mijares en su reciente aparición en la portada de la revista “Quien”, haciendo comentarios como “está pasada de peso”, “se ve con 10 kilos de más” y “su sobrepeso es evidente”.

 

La hija de Lucero y Manuel Mijares no es la única que ha sido atacada por sus medidas, pues miles de personas en México son violentados por su aspecto físico; sin embargo, es contradictorio porque principalmente las críticas provienen de personas que comparten las mismas características en cuestión de peso. 

 

Una gran parte de la población en el país sigue pensando que si alguien no baja de peso es porque “no tiene voluntad” o porque “no quiere hacer dieta”, afirmaciones que solo agravan los trastornos alimenticios y no aportan nada a los verdaderos problemas: la falta de educación nutricional, un decadente sistema de salud y la fácil distribución de comida chatarra.

 

Desafortunadamente, en México el estigma que se tiene sobre las personas gordas es aún muy grande, pues un estudio de Ana Cecilia Chapa Romero, psicóloga de la UNAM, reveló que quien tiene obesidad suele ser asociado con flojera, indisciplina e inseguridad. 

 

Además, el rechazo que viven las personas con obesidad no solo viene de quienes sufren la misma enfermedad, sino también por parte de médicos, quienes les dan una mala atención y comentarios denigrantes bajo el argumento de que son “por salud”. 

 

La gordofobia, un término que lleva existiendo por varios años pero que apenas se está considerando en México, seguirá siendo por mucho tiempo algo persistente mientras no se quieran enfrentar las verdaderas causas del por qué la obesidad es algo tan frecuente en el país y mientras no haya una aceptación a los cuerpos diversos.

Notas Relacionadas