Gran desgaste, alta velocidad e impericia, factores que acortan la vida de las patrullas

Foto: Alberto Melchor y Enfoque

Una patrulla sufre un desgaste hasta cinco veces mayor que el de un vehículo particular, lo cual reduce su vida útil de forma drástica y la hace más propicia a verse involucrada en un accidente vehicular.

 

En promedio, un automóvil particular circula de dos a tres horas por día, mientras que una patrulla lo hace 16 horas, tiempo suficiente para desgastar el motor, neumáticos, frenos y suspensión de forma más drástica.

 

A esto se debe sumar el hecho de que por estar más tiempo en las calles, las patrullas son estadísticamente más propicias a verse involucradas en un hecho de tránsito, sin contar los casos donde las unidades circulan a exceso de velocidad por atención a una emergencia.

 

En el caso de Puebla vemos que el número de incidentes viales es grande, pues tan solo la Secretaría de Seguridad Pública Estatal tiene registro de 150 choques de patrullas entre 2020 y 2021, según datos obtenidos a través de Transparencia.

 

Aunque cuentan con seguro, un choque suele dejar inservible una patrulla, por lo que muchas veces son declaradas como pérdida total o con una reparación sumamente costosa.

 

La falta de mantenimiento es uno de los motivos por los que muchas patrullas quedan inservibles, situación que se puede apreciar en el corralón de la Secretaría de Seguridad Ciudadana en Rancho Colorado, o de la Policía Estatal en el C5.

 

En estos lugares existen unidades tipo patrulla que están abandonadas por falta de mantenimiento, ya que se trata de vehículos con más de 10 años de antigüedad o siniestrados.

 

La vida útil de una patrulla depende de muchos factores, pues actualmente es posible ver patrullas de modelo 2010 circular en las calles, en policías municipales como la de Puebla.

 

De los accidentes de patrulla registrados, se acreditó que el 81 por ciento ocurrió cuando la unidad iba a atender un servicio de emergencia. Otro 10 por ciento fue por el exceso de velocidad y falta de pericia, mientras que el porcentaje restante fue por otras causas.

 

Actualmente, la Policía Estatal cuenta con patrullas bajo un esquema de arrendamiento y su parque vehicular rezagado fue donado a municipios que no contaban con suficientes patrullas.

Notas Relacionadas