Human Rights Internacional se va de Ecuador por ataques en su contra durante protestas

Foto: Xinhua

La organización no gubernamental francesa Human Rights Internacional afirmó que retiró a sus funcionarios de Ecuador luego de que fueran víctimas de violencia, hurto e intento ilegal de retención, en el marco de las protestas lideradas por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), que ya llevan 12 días.

 

"Luego de una reunión de emergencia, se determinó por parte de Human Rights Internacional el retiro inmediato de sus 4 funcionarios en el Ecuador, luego de que fueran víctimas de violencia física, hurto e intentarán retenerlos ilegalmente", afirmó la organización en su cuenta de la red social Twitter.

 

 

La organización añadió que las manifestaciones en Ecuador están tomando un rumbo diferente al de la lucha pacífica y la reivindicación de los derechos colectivos, y que en las últimas horas verificó que manifestantes tenían armas de fuego, bombas molotov y armas blancas.

 

Agregó que esos hechos no corresponden al 100% de los manifestantes, son casos específicos y aislados, los cuales deben ser investigados por parte de la Fiscalía.

Los hechos de violencia en contra de los funcionarios ocurrieron mientras realizaban un trabajo de investigación y verificación de las manifestaciones lideradas por la Conaie, desde hace 12 días en todo el país, pero con más dureza en Quito, la Sierra centro y norte y la Amazonía.

 

La organización rechazó lo sucedido e hizo un llamado al diálogo entre el presidente Guillermo Lasso y la Conaie.

 

El 23 de junio, en Quito se vivió la jornada más violenta desde que empezaron las protestas, luego de que Lasso ordenara a policías y militares retirarse del tradicional Parque El Arbolito y la Casa de la Cultura para que los indígenas que están en la capital tengan una asamblea, que se esperaba posibilite el camino al diálogo.

 

Miles de manifestantes se dirigieron a la asamblea e intentaron ingresar por la fuerza, y fueron repelidos con gases lacrimógenos por efectivos policiales.

 

Organizaciones de derechos humanos denunciaron que durante esas jornadas una persona resultó fallecida debido a un trauma penetrante en el tórax y abdomen por perdigones.

 

Más entrada la noche del 23 de junio, un violento asalto a un convoy custodiado por militares que transportaba en Ecuador alimentos y otros insumos dejó como resultado 17 militares heridos de gravedad y 3 camiones destruidos, entre otros daños.

 

Mientras tanto, miles de ciudadanos autoconvocados en diversos sectores de Quito y otras ciudades del país salieron con banderas blancas para pedir que retorne la paz al país.

 

En Quito también en diferentes barrios se organizó un cacerolazo por la paz y ciudadanos salieron a las calles a las puertas de sus casas y a las ventanas para hacer sonar ollas en demanda de paz y de retornar a las actividades normales.

Notas Relacionadas