Vacaciones de verano, ocasión favorable para la quinta ola

Foto: Xinhua

La pandemia de COVID-19 está lejos de terminar en México, eso es un hecho. La sociedad y las mismas autoridades han dejado de lado todo el cuidado que se debe tener aún ante esta enfermedad, debido a que ha dejado de ser mortal y los síntomas ya no son tan molestos.

 

Sin embargo, esto no tendría que ser argumento suficiente para que México entre en una fase de extrema relajación, pues hasta la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido los riesgos que se corren con este pensamiento que han mostrado los mexicanos.

 

En estos momentos se están comenzando a sentir los efectos de una quinta ola de contagios, provocando que en algunos estados como Puebla se regrese al uso obligatorio de cubrebocas, algo que se había eliminado hace apenas un par de meses debido a la baja considerable de casos positivos.

 

Con tres semanas de aumento gradual de contagios en México, las ya cercanas vacaciones de verano se ven como un campo fértil para que se presente el pico de contagios de la quinta ola, pues los viajes familiares y fiestas de graduación estarán a la orden del día.

 

Será a mediados y finales de julio cuando la etapa de graduaciones se comience a presentar en México y con esto arranque una temporada donde muchos mexicanos intentarán tomar las vacaciones que no tomaron durante la pandemia, por lo que los destinos turísticos y no tan turísticos estarán a reventar.

 

Ya con el cubrebocas como un artículo meramente decorativo, las aglomeraciones se presentan como un caldo de cultivo para el COVID-19, generando una mayor cantidad de contagios, por lo que no sería raro llegar a niveles similares o superiores a los de las dos primeras olas.

 

Esto sin tomar en cuenta que muchos padres de familia han decidido no vacunar a sus hijos bajo argumentos totalmente criticables, colocando a los niños como fuentes y víctimas de posibles contagios de coronavirus.

 

Ante el riesgo que se corre de un alto pico de contagios en la quinta ola, es tiempo de que la sociedad reflexione sobre esta situación y si bien no renuncie a sus vacaciones, que tampoco descarte el mantener las medidas de prevención para evitar contagios.

Notas Relacionadas