Armas de fuego, en manos de muchos que no saben usarlas

Foto: Enfoque

Obtener una licencia para conducir un automóvil o una motocicleta no requiere que sepas conducir alguno de estos vehículos, pero por increíble que parezca, lo mismo ocurre con las licencias para portar o poseer un arma de fuego.

 

Ayer el presidente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Alejandro Moreno, anunció que presentará una iniciativa para facilitar la tenencia de armas en los hogares con el fin de que las familias puedan defenderse ante las condiciones de inseguridad en el país.

 

Pero, ¿qué tan viable es tener un arma de fuego en casa si no tienes los conocimientos básicos o la práctica necesaria para operarla?

 

Imagen Poblana hizo una revisión de los requisitos para obtener una licencia de posesión o portación de arma de fuego, confirmando que ninguna de las dos pide que demuestres tener conocimientos sobre su operación.

 

Si logras obtener uno de estos permisos que emite la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), seguramente querrás estar preparado por si en algún momento necesitas usarla; en este sentido, hay diferentes maneras disponibles para aprender a manejar un arma.

 

La más común, pero nada recomendada, es a través de internet. En plataformas como YouTube o en varios sitios web puedes encontrar tutoriales sobre la operación básica de un arma de fuego, con información sobre diferentes modelos.

 

Otra forma de aprender, más recomendable que la anterior, es a través de un campo de tiro, donde existe personal especializado que te orientará sobre las reglas básicas de uso.

 

Mientras aprendes a utilizar el arma, también podrás practicar la puntería a través de varios ejercicios disponibles en estos campos, de los cuales hay varios en la zona metropolitana, uno de los más populares está ubicado en Valsequillo.

 

El trámite del permiso para uso de armas ya incluye un certificado médico que debe confirmar que el dueño tiene condiciones físicas y mentales aptas para el manejo de una pistola.

 

La falta de precaución

 

Además del entrenamiento para el uso del arma de fuego, la mayoría de los accidentes en casa están asociados con la falta de cuidado en el resguardo de la misma.

 

Además de los estuches con cerradura, los expertos recomiendan informar a todos los miembros de la familia sobre la tenencia de un arma, subrayando que no todos la pueden usar, así como los efectos negativos que tiene su mal manejo.

 

Los niños son los más vulnerables a estos descuidos, por ejemplo, en marzo pasado un niño de 10 años resultó herido en la cabeza con un balazo que se dio accidentalmente mientras jugaba con un arma que encontró en su casa, ubicada en el municipio de Atlixco.

 

 

Aunque ese menor sobrevivió, en octubre del año pasado no ocurrió lo mismo con el hijo de un elemento de la Policía Estatal, quien descuidó su arma de cargo y su hijo de 6 años la tomó, disparándose accidentalmente en la cabeza.

 

Las negligencias en el uso de armas de fuego también pueden tener desenlaces fatales como sucedió en enero de este año, cuando una bala perdida alcanzó y mató a una mujer que viajaba a bordo de un camión del transporte público en la Vía Atlixcáyotl.

 

Este último hecho provocó que algunos diputados incluso quisieran tipificar como delito el disparar sin motivo alguno, derivado del peligro que conllevan las balas perdidas.

Notas Relacionadas