La “bendición” de las remesas cuesta la sangre de 64 mexicanos en 2022

Foto: Xinhua y Enfoque

Durante este 2022 México ha recibido más de 17,000 millones de dólares por concepto de remesas de migrantes en los Estados Unidos de América; sin embargo, el “sueño americano” cuesta dolor y sangre, ya que al menos 64 connacionales han muerto cruzando la frontera.

 

Uno de los casos más recientes es el de los 53 migrantes que murieron asfixiados y deshidratados en la caja de un camión abandonado en San Antonio, Texas, de los cuales hasta el momento 27 han sido identificados como mexicanos.

 

 

Las remesas

 

Los migrantes fallecidos dentro de ese tráiler tenían como meta establecerse en los EU e ingresar en el mercado laboral norteamericano, situación que tampoco es fácil pues muchas veces ganan menos de lo que la ley estadounidense señala, debido a que se trata de ilegales.

 

Pese a ello, los migrantes mexicanos y centroamericanos saben que cualquier salario en dólares por un día de trabajo, será mucho mayor a lo que podrían obtener por una semana de trabajo en México o en su país de origen.

 

Para muchos migrantes ese dinero significa la estabilidad de sus familiares, a los que dejaron en su tierra natal, mientras que para sus gobiernos se convierte en un aliciente para las dañadas economías que tienen.

 

Tras darse a conocer el último reporte de remesas enviadas de Estados Unidos a México, el presidente Andrés Manuel López Obrador calificó estos recursos como “una bendición”, incluso cuando su administración mantiene una política de frenar la migración en la frontera sur.

 

 

Según cifras del Banco de México, entre enero y mayo de este año los paisanos en los Estados Unidos de América enviaron a sus familiares en México un total de 17,240 millones de dólares, lo cual representa un 17.6% más de lo que se recibió en el mismo periodo pero del año pasado.

 

Para el caso de Puebla, el Banco de México reportó que entre enero y marzo las remesas ascendieron a 576’274,667 dólares, que en ese momento representaba el 4.6 por ciento del total de remesas recibidas a nivel nacional.

 

Las muertes de migrantes

 

Sin duda el caso en San Antonio, Texas, es una de las mayores tragedias en los últimos años, pues ha tenido eco en varios países. Pero en los EU ha sido usado como una oportunidad para criticar las políticas migratorias del presidente Joe Biden.

 

El último reporte de las autoridades mostró que de los 53 migrantes muertos en la caja del tráiler, 27 ya fueron identificados como ciudadanos mexicanos, aunque continúan con los trabajos de investigación, pues algunos no llevaban credenciales o usaban una identidad falsa.

 

Además del número oficial de fallecidos revelado hasta el momento, hay que sumar a otros 37 paisanos que murieron entre enero y mayo al intentar cruzar la frontera de México hacia Estados Unidos.

 

Según el Instituto Nacional de Migración (INM), del ya referido número de migrantes, 33 murieron por las bajas temperaturas del Rio Bravo o porque fueron arrastrados por la corriente cuando intentaban cruzar en su afán por lograr el “sueño americano”.

 

Aunque el INM no dio detalles de los otros cuatro casos, se puede inferir que entre ellos está el caso de Carmelo Cruz Marcos, quien en febrero pasado murió tras recibir cuatro balazos por parte de un agente de la patrulla fronteriza en el desierto de Arizona.

 

El poblano originario de Cuautempan, Puebla, estaba cruzando el desierto con otras personas cuando se encontraron con el agente fronterizo, quien argumentó haber disparado en defensa propia cuando Carmelo le arrojó una piedra.

Notas Relacionadas