Rusia tomará medidas “simétricas” si la OTAN despliega armas en Suecia y Finlandia

En caso de despliegue militar de la OTAN en Finlandia y Suecia, Rusia se verá obligada a reaccionar en consecuencia, advirtió este miércoles el presidente del país, Vladímir Putin.

 

"En cuanto a Suecia y Finlandia, no tenemos los mismos problemas con ellos que, por desgracia tenemos con Ucrania (...) No tenemos nada de qué preocuparnos en cuanto a la membresía de Finlandia o Suecia en la OTAN (...) Sólo debemos tener claro y comprender bien que si antes no había amenaza, en caso de despliegue de fuerzas e infraestructuras militares, tendremos que responder simétricamente y crear las mismas amenazas en los territorios desde donde nos amenazan", declaró ante la prensa al término de la VI cumbre del Caspio.

 

También tildó de "falsa" y "lo que no tiene nada que ver con la realidad" la tesis de que las aspiraciones de Rusia de alejar las fuerzas de la OTAN de sus fronteras impidiendo la adhesión de Ucrania a la Alianza provocaron lo contrario, o sea el deseo de ambos países nórdicos de ingresar en el bloque militar.

 

"Para nosotros, la entrada de Finlandia y Suecia en la OTAN no es lo mismo que la de Ucrania, es completamente diferente. Lo entienden muy bien, justo lanzan esta tesis a la opinión pública para demostrar que, sí, Rusia no la quería, y ahora la tiene por partida doble. No. Esto es algo completamente diferente", subrayó el líder ruso.

 

Putin explicó que, a diferencia de Ucrania, estos países escandinavos no persiguen a las personas que se sienten parte de la cultura rusa.

 

Helsinki y Estocolmo, ante la operación militar especial de Rusia en Ucrania, entregaron el 18 de mayo al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, las solicitudes de ingreso en la alianza.

 

Inicialmente, Turquía fue la única de los 30 miembros de la Alianza Atlántica que se opuso a estas solicitudes porque les acusó de albergar a miembros del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, proscrito en Turquía, la Unión Europea y otros países como terrorista).

 

Sin embargo, la víspera, Ankara y los dos países nórdicos firmaron un memorando de seguridad que desbloqueó el inicio de las conversaciones para la adhesión de ambos países a la Alianza del Atlántico Norte a cambio de su compromiso a no apoyar al PKK, así como a otras organizaciones consideradas terroristas por el país otomano.

Notas Relacionadas