FGR atrae caso del periodista Antonio de la Cruz, asesinado en Tamaulipas

La Fiscalía General de México participa en la investigación del asesinato del periodista Antonio de la Cruz, perpetrado en el estado de Tamaulipas (noreste), quien se desempeñaba como portavoz de un partido político opositor, informó el subsecretario federal de Gobernación, Ricardo Mejía.

 

"La víctima era reportero del periódico El Expreso, y vocero o titular de comunicación social del partido político Movimiento Ciudadano [MC] en Tamaulipas", informó el funcionario de la cartera encargada de la política interior en conferencia de prensa.

 

El atentado fue perpetrado por dos sicarios que llegaron en una motocicleta a las 09:15 horas (14:15 GMT) al domicilio de la víctima, donde también fue herida la hija del periodista, mientras que su esposa no se encontraba en el lugar del evento.

 

"Dos sujetos armados se presentan a bordo de una motocicleta y descargan cinco proyectiles de armas de fuego, asesinando a Antonio de la Cruz e hiriendo gravemente a su hija Cintia, que sigue en estado delicado", detalló el portavoz gubernamental.

 

Los artículos periodísticos de la víctima estaban relacionados con problemas del campo, el clima, y cuestionamientos a autoridades locales, dijo Mejía.

 

"No se tiene conocimiento de que el periodista haya sido amenazado con anterioridad, no estaba incorporado al mecanismo de Defensa y Protección de Periodistas", prosigue el informe oficial.

 

La investigación del crimen cometido en Ciudad Victoria (noreste) la comenzaron la Fiscalía de Tamaulipas, la Fiscalía de Derechos Humanos, agentes, peritos e investigadores judiciales, pero la Fiscalía General solicitó la atracción del caso para encabezar las indagaciones.

 

Mejía detalló que en lo que va de 2022 las autoridades investigan diez asesinatos de periodistas, y que hay 26 personas detenidas y 10 acusadas que han sido vinculadas a proceso penal como posibles autores materiales o intelectuales.

 

Otros dos crímenes de comunicadores ocurridos en febrero de este año fueron excluidos de la lista de casos de periodistas asesinados, porque no se desempeñaban en ningún medio de comunicación, explicó el funcionario.

 

Roberto Toledo, asesinado en Zitácuaro, Michoacán (centro-oeste), trabajaba en el despacho de un abogado que encabeza un programa radiofónico de opinión, y Jorge Camero, muerto en el municipio de Empalme, Sonora (noroeste), realizaba actividades políticas, reseñó Mejía.

 

Un informe de la organización defensora de la libertad de expresión Artículo 19, publicado a mediados de mayo de este año, detalla que desde diciembre de 2018, cuando comenzó el mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador, registra 37 asesinatos de periodistas.

 

Los informes de dos décadas indican que durante la administración de Vicente Fox (2000-2006) se registraron 22 asesinatos de periodistas; en la gestión de Felipe Calderón (2006-2012) hubo 48 homicidios de comunicadores; y en el anterior Gobierno de Enrique Peña Nieto fueron 47 casos.

 

El Artículo 19 contabiliza además 1.945 agresiones de distinto tipo contra trabajadores de la prensa en todo el país, que significa un incremento de 85% más que en los primeros tres años de Peña Nieto.

Notas Relacionadas