¿Por qué celebrar a la juventud?

Si eres joven y te has comparado con tus padres cuando tenían tu edad y sueles advertir que ellos ya estaban casados, tenían hijos, casa, auto y empleo asegurado hasta la jubilación y tú ves muy lejano ese nivel de vida. No es una percepción personal, es el panorama de millones de jóvenes en el mundo. ¿Por qué los jóvenes tienden a una vida más ruinosa?

 

Cada 12 de agosto es el Día Internacional de la Juventud. Fue proclamado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 1999. La juventud se define como el rango de edad entre los 12 y los 29 años. Es un segmento poblacional importante porque se encuentra en la transición entre formación-educación e incorporación al mundo laboral. Dedicar un día a la juventud tiene el propósito de reflexionar, reconocer y trabajar sobre los retos que esta población enfrenta, los más significativos son la discriminación y la desigualdad.

 

La población menor de 30 años, al igual que la mayor de 65, es altamente vulnerable. El primer obstáculo es la discriminación que impide una rápida incorporación a puestos de trabajo bien remunerados o asumir responsabilidades importantes endiferentes esferas sociales. El segundo obstáculo es la desigualdad múltiple, entre ellas destacamos la desigualdad intergeneracional que se refiere a la brecha entre las condiciones de una generación y otra; y, la desigualdad económica que implica las diferencias entre clases sociales del segmento joven de la población.

 

El modo de producción actual, el capitalismo, se encuentra en una fase de degradación desde hace al menos 30 años y se caracteriza por la intensificación de la precarización laboral para revertir la tendencia decreciente de las tasas de ganancia. Precarizar el empleo significa reducir niveles salariales, eliminar prestaciones sociales, anular derechos históricamente conquistados como la jubilación. Dado que existe un sistema de contratos y la mayoría de las leyes en el mundo protegen la retroactividad, al capitalismo le es difícil reducir salarios a las generaciones viejas, por lo que, las peores condiciones son para quienes se incorporan recién: los jóvenes. En la gráfica siguiente se demuestra que son los jóvenes quienes perciben los menores ingresos en el país.

 

Elaborado con datos de INEGI, 2022

 

Sin embargo, que el capitalismo apoye sus ganancias en precarizar a las generaciones nuevas significa cavar su propia tumba, porque está expulsando del mercado a millones de personas y esto más temprano que tarde interrumpirá el ciclo de acumulación de capital. Por ejemplo, sólo el 10% de la población joven de la Ciudad de México puede tener acceso a una hipoteca para comprar una vivienda, el 90% restante, que es aproximadamente el 25% de la población total, no puede hacerlo, por sus bajos ingresos y el alto costo de la vivienda en la capital del país.

 

Los jóvenes en el país obtienen hasta 30% menos salario que las generaciones anteriores haciendo el mismo trabajo. La pandemia de Covid-19 agravó la situación, ya que los jóvenes que se incorporaron al trabajo durante este periodo ganan en promedio 10% menos que aquellos que lo hicieron antes. Estas condiciones están transformando los estilos de vida de las nuevas generaciones, por ejemplo, abandonar la casa materna en una edad más tardía, postergar el matrimonio y el primer embarazo, re-inventar espacios para compartir gastos como el co-living o los roomates. Esto sucede en todo el mundo, un caso alarmante lo encontramos en Corea del Sur, donde muchas mujeres han renunciado definitivamente a la maternidad por motivos económicos (insolvencia para mantener un hijo). En ese país asiático, la tasa de fertilidad (hijos por mujer) es la más baja del mundo, apenas 80 hijos por cada 100 mujeres.

 

James Petras, sociólogo estadounidense, publicó en 1995 un informe con un pronóstico devastador. La generación joven de ese momento iba a ser la primera en retrogradar a la generación que le antecedía. Es decir, el mundo había experimentado una mejora notable y constante de las condiciones de vida, de modo que cada generación vivía mejor que la anterior; sin embargo, este ciclo se interrumpió en los años noventa, su causa se ubicó en la aplicación de las políticas neoliberales. Sí, nuevamente el neoliberalismo.

 

Aunque el informe Petras se basó principalmente de la situación de los jóvenes de España, las características de los jóvenes en el mundo se han ido pareciendo cada vez más. El capitalismo también hace su tarea en el plano ideológico y permea la idea de construir una generación “joven” diferente: un tipo hípster, aquel que prefiere lo alternativo entre ellos los consumos austeros. Aunque el hípster originalmente es un individuo de clase media-alta, se pervierte este perfil para que sea adoptado por las clases bajas que no admiten su nivel de pobreza porque están bajo el velo del aspiracionismo de fantasía, es decir, aunque “le eches muchas ganas” es materialmente imposible de alcanzar.

 

Bajo este perfil, la construcción cultural cambia; ¿no tienes casa propia? Se llama estrategia inteligente para no tener una hipoteca que te ate por años. ¿Vives hacinado?, ahora se llama compartir con roomies. ¿no tienes automóvil?, estás con posturas eco-friendly. ¿comparas cosas usadas por falta de recursos? Ahora se llama vintage; ¿inestabilidad laboral? Ahora se llama espacio de libertad, dicen que ser freelance es mejor.

 

Qué en este día de la juventud, los jóvenes hagan conciencia de su realidad; no es una figuración que hoy vivan peor que sus padres. Los jóvenes requieren criticar y fustigar la causa de sus males: el neoliberalismo; incluso procesar penalmente a todos aquellos quienes impulsaron y siguen impulsando las políticas neoliberales en cada país. ¡Qué vivan los jóvenes!

 

*Profesor-Investigador Universidad Autónoma del Estado de Quintana Roo

Miembro del Sistema Nacional de Investigadores

 

YouTube: #BandalaNomics