Equipo de buzos prepara ingreso de socorristas para rescate de mineros en Coahuila

Foto: Pixabay

Un equipo de buzos comenzó a ingresar a cuatro pozos inundados en una mina de carbón en el norte de México para explorar las condiciones de la estructura para el rescate de 10 trabajadores que quedaron atrapados tras un derrumbe ocurrido hace ocho días, informó este jueves la coordinadora nacional de Protección Civil, Laura Velázquez.

 

La primera inmersión se registró alrededor de las 18:00 horas del miércoles (01:00 GMT) con un equipo militar de buceo en el pozo cuatro, sin embargo todavía no se llegó "al nivel óptimo que se requiere para que los rescatistas intervengan", dijo la funcionaria federal desde el puesto de mando de la operación en la mina.

 

Velázquez señaló en un enlace de vídeo con una conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador que llevan 183 horas de trabajo ininterrumpido y explicó que "las estrategias de bombeo, acciones de búsqueda y de rescate monitorean los niveles del agua al interior de los pozos y los niveles de explosividad".

 

La funcionaria dijo que se trata de un trabajo cuidadoso para proteger a los rescatistas y familiares que aguardan por los resultados, porque las operaciones en las que participan más de 600 civiles y militares "en cualquier movimiento podrían tener complicaciones".

 

PRIMERAS EXPLORACIONES

 

Según explicó, se realizaron cuatro descensos, en los que participaron un buzo militar y un civil voluntario, para explorar las condiciones necesarias para el ingreso de rescatistas, y "observaron que estaba obstruido".

 

"No hay espacio para avanzar por maderos y polines de la estructura y no hay visibilidad suficiente", relató Velázquez.

 

En las primeras inmersiones fueron retiradas 13 vigas de madera de la estructura y 15 metros de mangueras.

 

La funcionaria reveló que desde el día del derrumbe hasta la fecha los niveles de agua, que eran mayores a 30 metros, "han bajado de una manera extraordinaria por debajo de los nueve metros".

 

 

La primera fase del plan de rescate ha consistido en bajar los niveles de agua ya que es decisivo para que puedan entrar con seguridad los buzos y los rescatistas.

 

La extracción de agua se hace con la mayor capacidad posible, mediante bombas hidráulicas de diferente potencia, las 24 horas.

 

El total de extracción desde el día del accidente, el 3 de agosto, "ha sido superior a 148.000 metros cúbicos, y el miércoles pasado la extracción fue de 18.425 metros cúbicos, con un caudal de salida de 291 metros por segundo", detalló.

 

La segunda etapa incluye la exploración de las condiciones de seguridad existentes por medio de buzos y el reemplazo de bombas con equipo más adaptable a la mina.

 

La tercera fase será el ingreso de rescatistas para las acciones de búsqueda y rescate, extracción de escombros y reforzamiento de la estabilidad de la mina, explicó la funcionaria.

 

El titular de la Defensa Nacional, general Luis Crescencio Sandoval, informó desde Palacio Nacional, sede del Ejecutivo, que los niveles de tres pozos son los siguientes: 4,9 metros en el pozo uno; 6,9 en el pozo dos; y 9,1 en el pozo tres.

 

"Esperamos que este jueves en el pozo dos tengamos niveles óptimos para que puedan entrar los rescatistas, se evaluará en el transcurso del día", adelantó el jefe castrense.

 

La tarde del 3 de agosto, 15 trabajadores realizaban labores manuales en las galerías cuando colapsó una pared contigua a una mina abandonada, que había acumulado agua, y desencadenó una inundación de la que lograron salir cinco mineros y otros 10 quedaron atrapados.

Notas Relacionadas