Hemorragia obstétrica: la más desconocida pero prevenible causa de muerte materna

Foto: Unsplash

De acuerdo con los especialistas de Novo Nordisk, la hemorragia obstétrica es un problema de salud serio en México y a nivel mundial. Este trastorno es la segunda causa de muerte materna en el país, con el 15.2 por ciento de los casos de defunción, según datos proporcionados por la misma empresa del Informe Semanal de Notificación Inmediata de Muerte Materna de la Secretaria de Salud a NotiPress.

 

Ante esta situación, la doctora Marilyn Mendoza, especialista en hematología y asesora científica de Enfermedades Raras en Novo Nordisk informó que existen cuatro principales causas. La primera, la incapacidad del útero para contraerse después del alumbramiento (atonía del útero), lesión del útero o del canal vaginal del parto, retención de placenta y enfermedades de coagulación.

 

"Las hemorragias obstétricas están relacionadas con trastornos de la coagulación, por ejemplo, la hemofilia y casi nunca son investigadas", compartió la especialista a NotiPress. En ese sentido, Mendoza agregó que las enfermedades de coagulación muy pocas veces se les pone atención, principalmente por desconocimiento. "Casi nunca se toman en cuenta y las muertes maternas se debe principalmente a esta causa, por ello es fundamental detectar, diagnosticar y tratar la enfermedad a tiempo", agregó.

 

Según los especialistas de Novo Nordisk, la hemofilia es un trastorno o enfermedad, cuyo resultado es la poca o nula capacidad del cuerpo para producir o formar coágulos capaces de detener sangrados. Esto se debe a una diferencia en los factores o proteínas cuya función en la coagulación es clave para el funcionamiento de los factores VIII y IX.

 

Particularmente, la hemofilia en las mujeres se clasifica en dos grandes grupos, quienes son portadoras de la hemofilia congénita. Es decir, quienes si no tienen hijos podrían no darse cuenta de que padecen esta enfermedad y las mujeres quienes desarrollan la hemofilia adquirida una vez estando embarazadas.

 

Ambos factores se convierten en un asunto alarmante cuando las mujeres aparentemente sanas no saben del problema en la sangre, por ello tienen hemorragias tan abundantes que ponen en peligro su vida. A pesar de ello, la especialista declaró que es prevenible y curable cuando se atiende a tiempo.

 

Lo primero es identificar las señales de alarma antes de un embarazo, por ejemplo recurrir con un especialista para realizarse estudios para saber si no es propensa a contraer hemofilia. Otras señales son cuando existen apariciones espontáneas de moretones o equimosis en varias partes del cuerpo sin una causa aparente, sangrado de la nariz o un sangrado posterior a procedimientos dentales.

 

Ya en el embarazo, las mujeres deben identificar junto con su ginecólogo o médico familiar si necesitan hacerse dos sencillas pruebas, la biometría hemática y la prueba de tiempos de coagulación. Ambas pruebas deben hacerse durante los tres trimestres del embarazo, pues si se detecta alguna anomalía a tiempo, los tratamientos médicos pueden responder de una mejor manera.

Notas Relacionadas