Pasar al contenido principal
A golpes de razón

El cruzazuleo sanandreseño es contagioso

Miguel Ángel Cordero

En Puebla, la elección del PAN para candidato a la presidencia municipal se ha decantado a dos personas, ambos exalcaldes: Tony Gali y Eduardo Rivera.

 

Y resulta que ambos ocuparán una estrategia de contraste entre sus respectivos gobiernos y el actual.

 

Pero, si quieren tener éxito, cualquiera de los dos, deben unirse o de lo contrario revivirán el “cruzazuleo sanandreseño”.

 

¿Qué es el “cruazazuleo sanandreseño”? Bueno, es la acción que cometieron los panistas en San Andrés Cholula durante la elección pasada.

 

Veamos.

 

Hoy Atlixco es el municipio más grande gobernado por el PAN, pero de no haber ocurrido “el desatino sanandreseño”, la ciudad con más ingresos de recaudación propia en el estado seguiría bajo el control de los panistas.

 

En 2018, Karina Pérez Popoca ganó la elección a presidenta municipal gracias al voto en cascada que solicitó Andrés Manuel López Obrador a sus simpatizantes.

 

Obtuvo, según el PREP, 21,904 votos.

 

Si Edmundo Tlatehui, el candidato del PAN, hubiera sostenido una alianza con Salvador Castañeda, candidato del PSI, habrían ganado los panistas a Karina Pérez, pues la suma del voto a ambos habría sido de más de 22,475 votos.

 

Menciono la alianza de estos dos candidatos debido a que los dos pelearon por el mismo perfil de votante.

 

En otras palabras, el voto panista y el voto afín al PAN se dividió.

 

 

Algo así podría ocurrir en la ciudad de Puebla si Tony Gali, como se comenta en los pasillos del poder, busca la candidatura por Movimiento Ciudadano.

 

Líderes afines al PAN y opositores al Movimiento de Regeneración Nacional -que son muchos- dividirían su apoyo entre Eduardo Rivera y Tony Gali.

 

Ambos tienen carisma, posicionamiento, posibles financieros y son especialistas en campañas.

 

Pero una división entre estos dos perfiles permitiría a Morena retener la capital, pues en la ciudad está cantadísimo que el candidato será el presidente de la Junta de Gobierno del Congreso del Estado, Gabriel Biestro Medinilla.

 

¿Puebla vivirá en 2021 la ola azul, o tendrá un “cruzazuleo poblano” que llevará al diputado al Palacio de Charlie Hall?

 

Como sea, las elecciones intermedias serán más emocionantes que el final de Juego de Tronos.

SIGUE CONECTADO